Formación de César Acuña

Graduación universitaria con César Acuña

La importancia de la preparación

Con un Magister en Dirección Universitaria, Bachiller en Ingeniería Química y Fundador de la Universidad César Vallejo, César Acuña trabaja por la mejora de la enseñanza del país desde el interior: su propia formación.

Cuando le preguntaron sobre sus proyectos de llegar a la presidencia, él sin titubear respondió; “La prioridad número uno será la educación”. Es por eso que desde que concluye sus estudios universitarios, César Acuña decide apostar por el sector educativo del país.

“Mis padres nos dieron a mí y a mis 12 hermanos educación. Gracias a esto, hoy he logrado muchas de mis metas”, dice César quien empezó sus estudios en su pueblo natal de Tacabamba, Cajamarca y hoy en día, es el fundador de una de las universidades peruanas que están camino a la excelencia.

Educación primaria y secundaria

En el Colegio Nacional de Tacabamba, ubicado en la Plaza de Armas y la única que existía por ese entonces, él inicia sus estudios. Así empieza a construir su educación en uno de los 19 pequeños distritos que conforman la provincia de Chota en Cajamarca. La zona era muy humilde y diariamente tenía que caminar tramos de 4 kilómetros para asistir a clases.
Aquí, en el año 1972, él concluye sus estudios escolares y en quinto año de secundaria, obtiene el Premio de Excelencia que se otorgaba a los alumnos que habían concluido sus estudios con altas calificaciones. Dentro de los profesores que impartieron clases a César, destaca Don Arquímedes Herrera Álvarez quien en 1969 tuvo la oportunidad de conocerlo.

En una entrevista, el profesor Herrera recuerda que Acuña “Como estudiante era el mejor. Manejaba dos secciones y él tenía las mejores notas”. También comparte cuando César formó parte de un movimiento juvenil de reivindicación en Tacabamba. “Los jóvenes generaron una protesta porque no estaban conformes con la educación”, recuerda.

César Acuña, foto de jovem

César Acuña, foto de jovem

Acuerdo Universidad Cesar Vallejo con Cesar Acuna

Educación universitaria

A los 18 años, motivado por sus padres y sus ambiciones, se traslada a la ciudad de Trujillo, capital de La Libertad. Postula a la Universidad Nacional de Trujillo y de los 4800 estudiantes, César ingresa en el puesto 106 en la carrera de Ingeniería Química. Él mismo decide pagarse sus estudios vendiendo caña de azúcar en la ciudad.

La venta fue poco a poco convirtiéndose en la vocación de empresario que tendría hoy en día. “Después de egresar de la Universidad Nacional de Trujillo y tener mi título de Ingeniero Químico, me dediqué por un tiempo a la docencia universitaria”, dice César quien para el año 1980 funda, en una casa familiar y con trece alumnos la Academia Preuniversitaria Ingeniería. Aquí, él se encargaba de preparar a escolares para que ingresen a la universidad.

“Mi preocupación por la mejora de la educación me impulsó a estudiar”, dice. César, quien en se encargaba de otorgar becas y mitad de becas a alumnos que eran hijos de policías, militares o maestros. “Siempre estuve convencido de que la educación era la clave para salir de la pobreza”, añade.

Educación superior

En poco tiempo, la cantidad de alumnos que estudiaban en la Academia llegó a ser de hasta tres mil. En ese entonces, la única universidad que funcionaba era la Universidad Nacional de Trujillo y muchos padres de familia pedían la creación de otra universidad.

No fue sino hasta el 12 de noviembre de 1991 en donde se aprobó la Ley 25 350 que crea la Universidad César Vallejo. Acuña fue creciendo en el ámbito empresarial, pero no descuidó jamás su preparación académica. “Tenía que aprender de otros países para darle calidad y altura a mis proyectos”, dice.

Fue por eso que en el año 1997 estudia una Maestría en Administración de la Educación en la Universidad de Lima. Además, ese mismo año realiza en Colombia una Maestría en Dirección Universitaria en la Universidad Los Andes de Bogotá. Su tesis en esta última era la evaluación y acreditación desde el caso de la Universidad César Vallejo de Trujillo.

César fue creciendo y para el año 2009, ya con una universidad bien posicionada y siendo Alcalde de la ciudad de Trujillo, se recibe como Doctor en Educación en la Universidad Complutense de Madrid, en España. Hoy por hoy, César Acuña sigue trabajando por la educación. “Todos tenemos el derecho de triunfar. Vengamos de donde vengamos”, finaliza.

Cesar Acuña Doctorado en Madrid