02 Mar 2018 -

Tribunales de Madrid y Lima declaran infundadas acusaciones de plagio

Plagio Cesa Acuña

Durante la primera vuelta de las elecciones generales del 2016 mi persona y mi candidatura presidencial fueron objetos de una intensa campaña de satanización y demolición que pocas veces habíamos visto desde 1990.

Ello afectó gravemente mi reputación, sin ofrecérseme la debida y propicia oportunidad de aclaración y réplica a la que tenía derecho. Pude distinguir en tales circunstancias la información y crítica responsables de la pura difamación y el puro ataque personal. A ello se añadió casi de inmediato la precipitada e injusta decisión del Jurado Nacional de Elecciones de separarme del proceso electoral en curso, apelando a un ardid legal.

Se mezclaron entonces dos cosas en mi contra: de un lado, consideraciones prejuiciosas, dada mi condición de provinciano que había alcanzado éxito como gestor empresarial en el campo de la educación y como presidente del partido político Alianza Para el Progreso (APP); y del otro lado, injustas acusaciones de plagio que derivaron en procesos administrativos y judiciales, en Perú y España, que perseguían afanosamente la cancelación de mi título de doctor por la Universidad Complutense de Madrid y una condena penal por el delito contra derechos de autor en Lima.

Al cabo de dos años de haber ejercido mi legítimo derecho de defensa en las más altas instancias administrativas y judiciales de Lima y Madrid, los tribunales correspondientes me han hecho justicia, con sentencias que reivindican mi nombre, honor e imagen y cuyas conclusiones comparto aquí con ustedes.

CASO TESIS DOCTORAL POR LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID

Tras un proceso de riguroso análisis e investigaciones por parte de expertos del ámbito educativo, la Comisión Jurídica Asesora de la Comunidad de Madrid, máxima autoridad en dicha materia, determinó de manera inapelable que mi tesis doctoral, “Competencia docente y rendimiento académico del estudiante de la Universidad Privada en el Perú”, siempre gozó de originalidad. Señaló también que no existía ninguna motivación académica ni científica para que se me fuera retirado el título de doctor, que se me otorgó con una nota sobresaliente en septiembre de 2009.

Tanto los tribunales de justicia españoles en dos ocasiones, la academia española, el Estado español a través de la Comisión Jurídica Asesora de la Comunidad de Madrid y la propia Universidad Complutense de Madrid desestimaron en su totalidad las acusaciones.

CASO LIBRO “POLÍTICA EDUCATIVA: CONCEPTOS, REFLEXIONES Y PROPUESTAS”

En el año 2016, en plena campaña electoral se me acusó de haber plagiado el libro “Política Educativa: Conceptos, reflexiones y propuestas”. Hace unos días la Corte Superior de Lima declaró infundada la imputación, a través de su Primera Sala Penal de Apelaciones.

La sentencia mantiene que no se cometió plagio y que no hay delito contra los Derechos de Autor. El juez ha desestimado así esta otra acusación en Perú, como ya ocurrió en su momento en España.

RECUPEREMOS LA CONFIANZA

En su momento manifesté que no eran ciertas las acusaciones de plagio, tanto sobre mi doctorado en la Universidad Complutense como sobre el libro. Hoy por fin puedo decir, con la tranquilidad de quien dijo la verdad y el orgullo de quien ve su nombre recuperado, que después de estos dos difíciles años, todas las instancias judiciales que se ocuparon de los casos mencionados han dictaminado que no cometí delito alguno.

Hoy me gustaría pedirles a todos los peruanos que creyeron en esas acusaciones falsas, que recuperen la confianza en mí y en los políticos honestos. Trabajemos juntos por un Perú donde la verdad y la justicia estén por encima de los intereses partidistas.

César Acuña Peralta

Lima, 4 de marzo de 2018