30 Sep 2015 -

César Acuña, la educación es lo primero

César Acuña, la educación

Los países más desarrollados del mundo han logrado ese nivel en base al impulso de la educación y la cultura. Suficiente citar a Japón y China como los ejemplos más elocuentes. Los pueblos que siguen en la pobreza son aquellos que siguen sumidos en la ignorancia.

El reto es de los gobernantes, de todos los niveles, es el de impulsar la educación, porque es ella la herramienta indispensable para el desarrollo y el progreso. En el Perú, sin embargo, a lo largo de su historia republicana ningún gobernante apostó por la educación.

La afirmación última se refleja en los insuficientes recursos económicos que se asigna al sector educación en los presupuestos anuales de la república. El Acuerdo Nacional propone que en el Perú el 6% del Presupuesto General de la República se destine a educación, pero éste no llega a esa cifra porcentual. Sin embargo los pocos recursos que se asigna del gobierno nacional no deben ser obstáculo para desarrollar programas educativos. Los gobiernos regionales y locales deben gestionar acciones para impulsar la educación en sus jurisdicciones.

Promover la educación

Hay que hacer esfuerzos y unir voluntades para elevar el nivel educativo, sobre todo en los sectores más deprimidos de la población. Es decir donde el gobierno nacional no llega a través del Ministerio de Educación, ahí deben actuar los gobiernos regionales, locales y los diversos actores sociales.
El desarrollo de los pueblos no solo se sustenta en las obras físicas sino también en la educación y la cultura. Mi experiencia municipal como alcalde de la ciudad de Trujillo me da razón al haber desarrollado, junto a mis colaboradores, dos programas emblemáticos “Poesía Joven” y “Jardines Municipales”.

César Acuña brinda un discurso.
César Acuña brinda un discurso.

En el primero se rescata la creatividad literaria de los escolares, que con el apoyo de sus directores y profesores han editado cada año un libro, que contienen sus mejores producciones. La poesía contribuye en mucho a la formación humanista.

En el Proyecto Poesí­a Joven participaron 32 centros educativos y algo más de 320 alumnos de Trujillo, Florencia de Mora, El Porvenir, Laredo, Virú, Moche, etc. El proyecto busca promover la creatividad literaria en los escolares, a fin de encontrar valores que se pierden por falta de oportunidad.

La poesía, así como otras manifestaciones del hombre, necesita el apoyo de quienes estamos comprometidos con el desarrollo. Los sentimientos e inquietudes de los jóvenes, sin duda, deben tener el apoyo indispensable.

El Proyecto Poesía Joven, por su tenaz labor, fue reconocido y valorado el año pasado por el Congreso de la República. Ha sorprendido la creatividad literaria de los escolares trujillanos, plasmado en libros que constituyen una revelación digna de ser imitada en otras latitudes.
El segundo proyecto es el de los Jardines Municipales. Desde el 2007, que asume la alcaldía trujillana me propuse disminuir la brecha que había en la educación infantil. Un alto índice de niños de tres a cinco años de edad no podía ni pueden aun ir a los centros de educación inicial.
Estos infantes, que viven en los sectores urbano-marginales de Trujillo, son de hogares muy humildes y de escasos recursos. El problema es indiferente a los gobiernos locales que creen que el rol de la educación es sólo responsabilidad del gobierno nacional. Sin embargo por la trascendencia que tiene debe ser tarea de todos.

Durante mi gestión en la Municipalidad de Trujillo he creado 80 jardines gratuitos, para atender a tres mil niños que no podían ir a jardines estatales y mucho menos a privados. Estaban ante un latente peligro de dejar de estudiar.

Los niños de tres a cinco años de sectores humildes de la periferia de la ciudad de Trujillo recibían educación inicial sin costo alguno, con módulos especiales donde escuchar sus clases, material didáctico, uniformes entre otros beneficios.

Privar de educación a los niños constituye un crimen. La educación infantil es primordial para el desarrollo de una persona. Por eso si queremos el desarrollo debemos preocuparnos en evitar que los niños se priven de ser educados. Los hijos de padres humildes también tienen derecho a la felicidad.
Más aún. Las profesoras de los jardines municipales que por las mañanas estaban con los niños, por las tardes trabajaban en las casas de los pequeños alumnos para, junto a sus padres, orientarlos y asistirlos hacia una formación correcta. Este fue otro Programa que se denominó “Maestro a tu casa”, inédito a nivel nacional.
En conclusión quienes asumimos tareas de gobierno tenemos mucho por hacer en favor de la educación de nuestros pueblos y creo que es la tarea más hermosa para construir la nueva sociedad que queremos, para que ésta sea más justa y solidaria.